Desde hace un tiempo distintas personas amantes del folklore, consagrados músicos y conductores de radio señalan al grupo Astilla y Palo como un baluarte de la música. Asistir a sus conciertos y escuchar sus discos son deleites sonoros. Es que cada género es interpretado respetando sus formas y colores llevando al oyente a viajar a un patio santiagueño, a imaginar el paisaje del altiplano, sentirte en Venezuela o en Colombia sin haber estado jamás allí, percibir la majestuosidad de los Andes y hasta el verde intenso del litoral.

SENCILLO PERO NADA VULGAR

Astilla y Palo nació de manera espontánea en reuniones familiares donde la música era la excusa, el modo de estrechar vínculos, recreando esa tradición milenaria de la transmisión de saberes de generación en generación.

Los integrantes del grupo son: Patricio Garzón guitarra, charango y voz; Marcos Garzón en batería y percusión; Gustavo Sotelo en bajo y coros; Hernán Cabrera en guitarra y coros; y Leandro Pueyo en Aerófonos andinos y voz.

El nombre del grupo fue tomado del título de un aire de chacarera compuesto por Patricio Garzón y que también así se llama su primer disco solista (2009) el cual se inspira en la memoria de su hermano y padre fallecidos, ambos músicos, a quienes los imagina tocando juntos en el cielo.

En el año 2010 graban su disco debut «De buena madera» para el sello CBA Music con las siguientes canciones: «El jujeñito»; “Astilla y Palo”; ”Carperita Bailarina”; “Secretos del Monte”; “Sueños de Ronda”; “Por qué no tengo tu amor; “Por tus Besos”; “Camino hacia la Puna”; “Aire de aquí”; «El sueño de Ramona»; “Chacarera del Patio”; “Juana Azurduy” y “La tacita de Plata”. De este trabajo obtuvieron calurosas críticas, de las cuales se destaca la de un periódico que escribió: «Sencillo pero nada vulgar»

Con motivo de los diez años del grupo, el año pasado, graban el disco «El Llamando de la Tierra» con las siguientes canciones: «El Llamando de la Tierra»; “Cantumarca”; “Coyita Mala”; “Quien Sabe María”; “Uña”; “Amor de Niño”; “Viento”; “Dulce Madera Cantora”; “Su Nombre como Bandera”; “Perfume de Viñas”; “Mishi Cacho” y “Rasguidito para el Beto”. Sobre este trabajo dicen: “desde jóvenes nos vemos influidos por distintos elementos culturales que no son propios, pero la tierra nos está esperando y nos llama. Un disco con un 90 % de canciones propias que transita géneros como Chacarera, Gato, Joropo, Cueca, Rasguido doble, Saya, Huayno, Bailecito y Carnavalito. De la grabación del disco participaron como músicos invitados: Gustavo López, Javier Acevedo, Juan Banuera, Matías Martino, Mauro Guiretti, Marcelo Palacios y Oscar Ocaño.”

TOCAR Y TRANSITAR LA MÚSICA DE AMÉRICA TODA.

Sobre su repertorio explican que es: “música folklórica argentina de raíz latinoamericana. Indagamos en las músicas y ritmos de la patria grande. Entendemos que las fronteras son impuestas por los hombres. Toda la América comparte una gran cultura ancestral y en pos de ello indagamos en las raíces de la cultura de América toda.”

Respecto a las temáticas de las canciones nos dicen: “En nuestras composiciones abordamos problemáticas sociales e historias pueblerinas con personajes fácilmente reconocibles de los lugares donde nos toca vivir.”

De la presentación en el Teatro Astros de la Ciudad de Buenos Aires sostienen: “Es un desafío proyectar un espectáculo grande y sacarlo de la zona de confort y llevarlo a la meca del teatro como es la Avenida Corrientes.”

En cuanto al presente de Astilla y Palo afirman: “El grupo sigue creando, sigue componiendo. Miramos hacia atrás y miramos hacia adelante. Hay varas muy altas y esas son las que hay que mirar, esos horizontes. Hacia adelante porque entendemos que ha habido poca renovación del cancionero popular, nos parece que hoy las temáticas son otras, las necesidades son otras. Hurgando siempre en ese camino de crear siendo muy respetuoso de la raíz folklórica, de la métrica en cuanto a las características de los ritmos que creamos y seguimos componiendo.”

El dueto autoral compositivo Patricio Garzón – Leandro Pueyo posee más de 25 canciones registradas. Una de esas composiciones es la chacarera «El Llamado de la Tierra» un manifiesto filosófico que aglutina sentires pasados, reflexiones y metas a cumplir.

“De chango anduve perdido las luces de otro lugar me hicieron perder el rumbo no me dejaban mirar/ De pronto escuche un llamado y sentí curiosidad por saber de dónde viene por saber a dónde va/ Entonces mire hacia adentro y sentí necesidad de saber ¿De dónde vengo? Porque soy de este lugar / El llamado de la tierra escuche y salí a buscar no tuve que andar muy lejos para poderlo encontrar/ La tierra estaba conmigo sólo no supe mirar, Dios hizo al hombre de tierra antes de echarlo a rodar/ La tierra me dio este acento, me dio abrigo y me dio pan, me enseño el canto que canto y me dio su identidad/ Hay muchos que andan perdidos por eso quiero cantar para que encuentren el rumbo y que puedan escuchar el llamado de la tierra un grito de libertad no tuve que andar muy lejos para poderlo encontrar”

DOCENCIA

Leandro Pueyo agrupa en «Aerófonos andinos a una gama de instrumentos construidos con elementos naturales, básicamente las cañas, hoy se utilizan otros materiales como la madera o el plástico, por falta de cañas. Entre los instrumentos que encontramos, que adquieren diferentes nombres en función de las regiones: Sikus o zampoñas: cañas huecas cerradas en uno de sus lados y de distintos tamaños que van dando las distintas tonalidades, desde los más chiquititos los chuli sikus hasta los más grandes que son los tollo que llegan a medir 1,40, 1,60 metros. Dentro de la familia de las quenas, personalmente toco quenas, quenachos y moxeños”

“En cuanto a las influencias es muy variado y muy amplio, particularmente siempre me ha gustado la música folklórica y he escuchado a todos los grandes de todos los géneros y estilos: Atahualpa Yupanqui, Manuel J. Castilla, Cuchi Leguizamón y tantos otros. Con los chicos (del grupo) es más complejo todos tienen formación académica entonces porque ellos han transitado en su carrera distintos géneros desde lo clásico, contemporáneo y lo popular.”

Cabe mencionar que hacen una bellísima versión de la canción «Libertango» de Astor Piazzolla con instrumentos autóctonos como charangos y quenas. La inclusión de esta canción la explica así: “Una de las características del espectáculo es poder incluir la música nuestra, y el tango forma parte de ella“

Un sueño a cumplir es vincular la música con las escuelas. Como la mayoría de los integrantes de Astilla y Palo son profesores de música, surgió la iniciativa de llevar la música folklórica a las escuelas, recorriendo las músicas de las distintas regiones de nuestro país. Explicando las características e ir mostrándolas. Ya hicieron algunas experiencias piloto pero esperan ampliar el Proyecto una vez que las autoridades educativas se interesen en oficializarlo a toda la Provincia.

Juan Corvalán – Raúl Galván