En el primer día de la temporada de verano, inaugurada oficialmente el sábado, los equipos profesionales ya atendieron su primera emergencia tras un problema cardíaco de un hombre de unos 70 años en la zona del Club Náutico.

En el primer día de la temporada de verano en la Ribera, inaugurada oficialmente el sábado, el cuerpo de guardavidas y el personal del SAME ya atendieron su primera emergencia: salvaron la vida de un hombre de unos 70 años que sufrió un problema cardíaco en la zona del Club Náutico. La rápida intervención de los equipos profesionales fue determinante para la recuperación del vecino.

Acerca del hecho, el subsecretario de Emergencias, Protección Civil y Movilidad Urbana, Juan Manuel Mendizábal, relató: “Tras el aviso de la emergencia, se activó el protocolo de acción de manera inmediata. El hombre estaba descompensado, inconsciente y con pulso imperceptible. Los guardavidas y el personal del SAME iniciaron las maniobras de RCP (reanimación cardiopulmonar) y realizaron una descarga con el DEA (equipo desfibrilador). Afortunadamente, el paciente logró revertir su cuadro cardíaco, lo estabilizaron y fue trasladado en la ambulancia a una clínica de la ciudad”.

En este contexto, Mendizábal resaltó “el compromiso de los profesionales que atendieron en tiempo y forma la emergencia” y aseguró que “este es otro ejemplo de lo importante que es trabajar en equipo, codo a codo, con un mismo objetivo”.

Cabe recordar que el sábado el Municipio de Quilmes puso en funcionamiento el servicio de 50 guardavidas de la temporada de verano, que comenzó el 1º de noviembre y se extenderá hasta el 31 de marzo, en la zona ribereña. También se instaló una base del SAME en el puesto de la Cruz Roja, ubicado en Av. Cervantes y Av. Iriarte, para brindar apoyo en las emergencias.