La PFA capturó a un hombre que estuvo prófugo 3 años y que cumplía una pena de 15 por el homicidio de un policía bonaerense.

Darío Ezequiel Crivelli, argentino de 39 años, fue condenado a 15 años de prisión por el homicidio de Matías Sánchez –que cumplía funciones como oficial de la Policía Bonaerense- perpetrado en 2007. La condena se dictó en 2010 y, desde entonces y hasta su fuga el 17 de agosto de 2016, estaba preso en Monte Grande de donde se escapó junto a otros dos hombres. Ayer, tras una investigación llevada adelante por la Policía Federal y supervisada por el Ministerio de Seguridad de la Nación que conduce Patricia Bullrich, se lo detuvo en Alejandro Korn, provincia de Buenos Aires.

Crivelli tenía pedido de captura vigente por homicidio simple, homicidio agravado por el empleo de arma de fuego, portación de arma de fuego y amenazas coactivas contra testigos e integrantes del Poder Judicial.

La Unidad Funcional de Instrucción y Juicio N° 1 descentralizada de Esteban Echeverría le encomendó a la fuerza que conduce Néstor Roncaglia –particularmente a la División Investigación del Robo Organizado de la Superintendencia de Investigaciones Federales- la búsqueda y captura de Crivelli, quien hostigó y amenazó a testigos y miembros del Poder Judicial de que atentaría contra sus vidas.

Tras las tareas de campo y de inteligencia criminal, se logró determinar que Crivelli se encontraba en las inmediaciones de Alejandro Korn, partido bonaerense de San Vicente, y que estaría ocultándose junto a varios masculinos armados que lo respaldarían en caso de ser hallado. Luego de una discreta vigilancia, los federales lo vieron salir del domicilio y tras darle la voz de alto Crivelli intentó –en vano- darse a la fuga, pero fue inmediatamente detenido.

La Unidad Fiscal dispuso su procesamiento y remisión a la División interviniente en calidad de incomunicado para efectuar las diligencias de rigor y ser indagado posteriormente.