Una nota de JUAN CORVALÁN

 

La educación pública sufre un contexto de desprotección a nivel nacional. Septiembre es un mes con varias efemérides relacionadas con la educación: el 11 día del maestro; el 17 día del profesor y el 21 día del estudiante. A su vez, este año se conmemora el centenario de la Reforma Universitaria ocurrida en 1918 en la Universidad Nacional de Córdoba y lo que logró, entre otras cosas: la Autonomía Universitaria, el Cogobierno, la Extensión Universitaria, la periodicidad de las cátedras y los concursos de oposición. Estos logros se transmitieron entre las distintas casas de altos estudios argentinos y llegan a nuestros días. Estos logros permiten el desarrollo pleno del estudiantado universitario.

Al respecto, conoceremos el pensar, el trabajo y el sueño de un referente de la educación en San Francisco Solano el Licenciado Marcelo Mosqueira. Mosqueira es Director en la Escuela de Educación Secundaria N° 37, dicta la materia “Didáctica” en el Instituto Superior de Formación Docente y Técnica N° 83 de San Francisco Solano, trabaja en la formación docente para profesionales en la Universidad Tecnológica Nacional. Además, con el profesor Paul Dani realiza talleres sobre dinámicas reflexivas que involucran el cuerpo, la reflexión y la lectura.

 

LA CONSTRUCCIÓN COLECTIVA

El licenciado Mosqueira sostiene que: “El rol de la escuela en un contexto de crisis como el actual tiene que ver con ejercitar la conciencia, el esclarecimiento, el depuramiento de discursos de la posverdad, la palabra no necesita ser referenciada en el argumento, sino que se dice por más que se mienta y se da como verdad. Pero eso requiere una conciencia crítica, reflexiva en la cual el sujeto pueda pensar, pueda analizar y luego considerar cual es la referencia que tienen esas verdades que se plantean absolutas, esas mentiras que se establecen como verdades y ahí es donde la educación ocupa un lugar central, por su proceso de conciencia, esclarecimiento de conocimiento donde los sujetos de los sectores populares lleguen al conocimiento que le permita desarrollar esa criticidad del discurso hegemónico, que los perjudica, que busca construir esa sociedad que los perjudica, que naturalizarla la desigualdad, que busca culpar a los pobres de su pobreza y a los ricos de su riqueza. Me parece que hay que pensar en una sociedad justa solidaria y es a partir de la reflexión, la toma de conciencia, el saber para construir esa sociedad más justa. Para eso la escuela es fundamental.”

En línea con lo expresado, comenta su parecer sobre un innovador proyecto pedagógico: “La experiencia del proyecto de escuela no graduada de la primaria N° 57 de Los Eucaliptos, ha demostrado la lógica del discurso hegemónico único, de la hegemonía como verdad. Logrando establecer criterio que contempla las singularidades, las particularidades, los tiempos personales, las diferencias culturales, la diversidad como algo constitutivos de los sujetos. La escuela como experiencia ha sido muy potente para los sectores populares porque ha demostrado que en condiciones pedagógicas diferentes los sujetos que antes aparecían como no educables, terminan aprendiendo. El problema no era el sujeto sino las condiciones en las que se proponía educarse. Es una experiencia importante que ha dado cuenta de ello.”

No se muestra como dueño de la verdad y/o un intelectual ya consagrado, sino todo lo contrario. Prueba de esto es que señala como a su mentor al grupo, de amigos de trabajo que van mostrando el camino y “te permiten ser parte”, entre los que destaca al Dr. Carlos Insaurralde.

Admira a las madres y abuelas de plaza de mayo. “Son de una enseñanza tan profunda de la idea de la tenacidad, de la conciencia, de la claridad, de la firmeza, de la entrega, de la solidaridad, de la lucha. Como país somos parte de eso y ellas nos están construyendo dentro de una de las características que tenemos como país, la mejor parte: la solidaridad, de pensar en el otro y en el respeto por el otro. Frente a la Cultura de la muerte. Tratan de encontrar humanidad donde no lo había. A Darío Santillán, un pibe de 24 años que entrego su vida por dar una mano frente a una cacería. Arriesgo su vida por dar una mano a un desconocido. Frente a la cultura de la muerte una práctica de humanidad y solidaridad. Esos gestos son admirables, por eso admiro a esa gente.” Merece destacarse que durante se escribía el presente, el día 20 de agosto del corriente falleció Chicha Mariani una de las mujeres fundadoras de Abuelas de Plaza de Mayo.

 

El Licenciado Marcelo Mosqueira afirma que: “(Su) mayor logro es haber enseñado a leer, escribir y encontrarte con estudiantes que fueron alumnos como compañeros de la facultad, actuales profesionales que hoy son compañeros, haber participado del proceso de la vida de personas.” Una de esas personas en la que el Licenciado Mosqueira participó es la Licenciada Julia Lucas que dice: “Marcelo es un habilitador de palabras, de las palabras más lindas que cada uno de nosotros puede enunciar. Desde el lugar de maestro (o de director, profesor, desde el lugar que esté) ayuda a los otros a reconocerse desde sus lugares más virtuosos. Nombrar, dice Graciela Frigerio, es el primer acto político, y Marcelo es un decidor, un militante de la palabra buena, la que rompe la idea de destino inexorable para los niños y los jóvenes de sectores populares, para habilitar la imagen de mundos posibles. Fue mi maestro y hoy tengo la suerte y el honor de que sea mi amigo. Sencillo, alegre, crítico, bondadoso, enamorado de la vida. Marcelo nos hablaba del mundo, de sus problemas. No me acuerdo de los contenidos que enseñaba, pero me acuerdo de su actitud, de hacernos preguntas, de ayudarnos a preguntarnos. Marcelo me enseño que la educación es política, es un acto político, donde un solo gesto puede ser la diferencia entre la expulsión o una invitación a ser parte de una escuela.”

 

Durante la entrevista surgieron alrededor de la educación temas tales como: El Mejoramiento de la Comunidad – Modificar las Desigualdades – La Construcción Colectiva – Libertad – Soberanía – Saberes – Sueños – El Potencial Docente – Socializar – Aprender –  Enseñar para la Igualdad – La Escuela como Esclarecedora – Aprender de los pares – Trabajar sobre las cuestiones sociales – los saberes – Entre otros, se recomienda al lector medite y profundice en los temas que crea convenientes.

 

Juan Corvalán

Licenciado en Administración y Gestión Cultural