Archivos adjuntos

La vacuna es gratuita para los grupos de riesgo y está disponible en más de 40 centros de salud del distrito.

Desde la puesta en marcha del plan anual de vacunación 2019 en Quilmes destinado a la población objetivo, ya se vacunaron 16.229 vecinos de manera gratuita.

El intendente Martiniano Molina visitó esta mañana el Instituto Municipal Ramón Carrillo (Marcelo T. Alvear esquina Islas Malvinas), uno de los más de 40 centros de salud del distrito donde está disponible la vacuna, y dialogó con los vecinos que se acercaron para aplicársela.

“Es muy importante que aquellas personas que están dentro de los grupos de riesgo se vacunen para reducir las complicaciones que puede provocar el virus de influenza”, explicó el jefe comunal.

La vacuna antigripal forma parte del Calendario Nacional de Vacunación, es gratuita, obligatoria y debe aplicarse todos los años a las embarazadas; las puérperas (hasta 10 días después del parto si no la recibieron durante el embarazo); los niños de 6 a 24 meses de edad; los adultos de 65 años o más; las personas entre los 2 y 64 años con factores de riesgo (en este caso, debe presentarse la orden médica); y personal de salud. Es importante destacar que los niños de 6 a 24 meses deben recibir dos dosis separadas por al menos cuatro semanas.

Los hospitales y centros de salud de la ciudad donde aplican la vacuna de manera gratuita están disponibles en http://www.quilmes.gov.ar/redamba/vacunacion.php

Centros de Salud Dirección Días y horarios; Elias Tanus : Ricardo Rojas Nº 3920: Lunes a viernes de 8 a 16: Los Fresnos : Marconi Nº 1671: Lunes a viernes de 8 a 14

La gripe o influenza es una enfermedad viral respiratoria que se presenta habitualmente en los meses más fríos del año. Los síntomas suelen aparecer a las 48 horas de producirse el contagio, y la mayoría de los afectados se recupera en una o dos semanas sin necesidad de recibir tratamiento médico. Sin embargo, los niños pequeños, adultos mayores y personas con factores de riesgo pueden tener graves complicaciones que pongan en riesgo sus vidas.

Además de la vacuna, existen medidas sencillas que ayudan a prevenir el contagio como, por ejemplo, cubrirse la boca y la nariz con el brazo al toser; lavarse las manos frecuentemente; no llevarse las manos a la nariz, los ojos o la boca luego de tocar otras superficies, y mantener los ambientes limpios y ventilados.