El jefe comunal aseguró que la obra forma parte de la “transformación histórica” que se está llevando adelante en Quilmes y agradeció el apoyo de la gente.

El intendente Martiniano Molina recorrió la renovada avenida Mitre, donde dialogó con vecinos y comerciantes de la localidad de Ezpeleta, y aseguró que la obra forma parte de la “transformación histórica” que se está llevando adelante en Quilmes con el respaldo de Nación y Provincia.

“Hay una ciudad que se está transformando, lo ven los quilmeños en las calles”, remarcó el jefe comunal tras agradecer el apoyo de la gente. “Hoy es una realidad circular mejor, más rápido y seguros, por los trabajos que realizamos en las principales arterias de la ciudad y los nuevos bajo vías, a lo que se sumará el Metrobus de la avenida Calchaquí, que está en plena construcción”, completó.

En la ocasión, Molina estuvo acompañado por el secretario de Desarrollo Urbano y Obra Pública, Francisco Milia, quien también resaltó la importancia del trabajo realizado en materia de obra pública para la comunidad.

Habilitada totalmente al tránsito vehicular desde el 22 de noviembre, la avenida Mitre cuenta con dos carriles por sentido de circulación de 3,50 metros cada uno y una isleta separadora central de un metro de ancho. La obra abarca el tramo que va desde Florencio Varela hasta Primera Junta, tiene una longitud total de 3.060 metros y fue financiada a través del Fondo de Infraestructura Municipal (FIM) de la Provincia.

Además, se adecuaron las obras hidráulicas a lo largo de la avenida, con la construcción de sumideros en correspondencia con la nueva línea de cordón y con el tendido de conductos longitudinales debajo de la calzada, con las conexiones a la red existente.

El plan se completa con semaforización, nuevo alumbrado público, rampas para personas con movilidad reducida y refugios peatonales, entre otras mejoras para los vecinos.