La Municipalidad de Quilmes, a través de la delegación municipal con apoyo de la Dirección de Tránsito, pintó sendas peatonales, conocidas también como “cebras” en el complicado cruce de Av. Donato Alvares y Avenida 844, un lugar donde cruzar cada día a los peatones se le trona una misión más que peligrosa. La realizada es que aún con esta iniciativa, los automovilistas no respetan la prioridad y parece que nada ha cambiado. Lo único que puede poner a resguardo a la gente y evitar problemas que ya suceden es la colocación de semáforos, algo que parece está por suceder. Según pudo averiguar este medio, es inminente la llegada de las señales lumínicas. Antes habría que trabajar con las paradas de colectivos que están por la Avenida Donato Alvarez. Cuando un micro se queda cruzado en la avenida para que asciendan o descienda los pasajeros, el resto del tránsito queda paralizado. Si a esto le sumamos los semáforos, la cola de espera puede llegar a varias cuadras. Decía una poeta canta-autor uruguayo: “si no se cambia todo, no cambia nada”.