La Operación se denominó  “Zapatos rotos y desarticuló una banda criminal que poseía mercadería apócrifa valuada en más de 4.000.000 de pesos. 
Tras el procedimiento, 12 miembros de la banda fueron detenidos y tres víctimas de trata de personas con fines de explotación laboral fueron rescatadas.

Siguiendo los lineamientos impartidos por el Ministerio de Seguridad de la Nación, a cargo de Patricia Bullrich, la Prefectura Naval Argentina y la Policía Federal Argentina desarrollaron un megaoperativo en conjunto que permitió la desarticulación de una banda criminal dedicada a la fabricación, distribución y comercialización de zapatillas apócrifas.
Bajo la coordinación de la Dirección Nacional de Investigaciones (dirigida por Rodrigo Bonini y dependiente de la Secretaría de Seguridad que encabeza Eugenio Burzaco), el procedimiento culminó con 12 involucrados detenidos.
La investigación efectuada por los uniformados de la División Trata de Personas de la PNA – fuerza encabezada por Eduardo Scarzello – y de la Delegación Avellaneda de la PFA – fuerza liderada por Néstor Roncaglia – permitió determinar el accionar de la organización en todos sus estratos, desde la compra de materia prima de dudosa procedencia, la fabricación de los productos en talleres clandestinos y la distribución y comercialización en locales comerciales y en ferias como la de «La Salada».
Fue así que se realizaron 10 allanamientos en domicilios ubicados en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y en las localidades de Valentín Alsina, Ingeniero Budge y Ramos Mejía (provincia de Buenos Aires).
En total, tras las requisas se incautaron más de 200 bultos que contenían más de 5.000 zapatillas falsificadas de reconocidas marcas, elementos de fabricación, insumos y máquinas industriales: el valor de lo decomisado supera los 4.400.000 pesos. Además se secuestraron cinco vehículos, siete teléfonos celulares, más de 500.000 pesos en efectivo y otros elementos de interés para la causa.
Cabe destacar que en el operativo también participaron funcionarios de la Dirección Nacional de Migraciones y del Programa Nacional de Rescate y Acompañamiento de Víctimas Damnificadas por el Delito de Trata de Personas, dependiente del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación. Con la ayuda de éstos últimos, tres personas que trabajaban en los talleres ilegales fueron rescatadas.
“Estas bandas no sólo falsifican mercadería, sino que también explotan laboralmente a personas necesitadas mientras obtienen grandísimas ganancias. Queremos que se acabe esa impunidad”, afirmó la ministra Bullrich.
Intervino en los hechos el Juzgado Criminal y Correccional Federal N° 2, a cargo del Dr. Juan Pablo Auge – Secretaría N° 5 a cargo del Dr. Maximiliano Callizo.