Personal de la Secretaría de Desarrollo Social recorrió distintas zonas de distrito para relevar los problemas puntuales y entregar productos de primera necesidad. En tanto, desde Servicios Públicos siguieron con los trabajos de limpieza en arroyos y sumideros.

Luego del  temporal de lluvia y viento que afectó durante la madrugada y la mañana del sábado pasado al Área Metropolitana de Buenos Aires, el Municipio de Quilmes sigue brindando asistencia a los vecinos afectados. En ese marco, personal de las secretarías de Desarrollo Social y de Servicios Públicos recorrió distintas zonas del distrito para relevar y resolver las necesidades puntuales de cada barrio, a la par que continuaron los trabajos de limpieza en arroyos y sumideros. Ya no quedan evacuados en los cuatro centros que se habían dispuesto durante el protocolo de emergencia.

“Durante la jornada de hoy estuvimos recorriendo Itatí, Solano, La Florida, Eucaliptus, IAPI, Monte Matadero y Ezpeleta, entre otros barrios, revelando cómo quedó cada una de las zonas y asistiendo a los vecinos. Los operativos se mantienen en territorio al menos 72 horas después de la emergencia, porque cuando baja el agua surgen necesidades”, sostuvo la secretaria de Desarrollo Social, María Ángel Sotolano.

Además, informó que se está trabajando de manera articulada con los ministerios de Desarrollo Social de Nación y Provincia, y destacó que en el momento de la emergencia “el operativo funcionó muy bien y coordinado entre Defensa Civil, Servicios Públicos, Desarrollo Social y las demás dependencias municipales”. En total, participaron más de 800 agentes municipales.

Fue el propio intendente Martiniano Molina quien se puso al frente de las tareas en las horas posteriores al temporal que en Quilmes generó unos 120 milímetros de precipitaciones en solo tres horas. Durante el fin de semana, hubo 70 evacuados y alrededor de 700 personas fueron asistidas en el CIC Santo Domingo, de Bernal; en el Club de Leones de San Francisco Solano; en la Sociedad de Fomento Villa Luján y en el Club Social y Deportivo Juventud Argentina. Antes de regresar a sus hogares y en los relevamientos posteriores, los damnificados recibieron agua, comida, lavandina y otros productos de primera necesidad.