Acompañan a INQUIETUDES SUR las siguientes empresas: Viviendas Paraíso – KNAUF EMPORIO Construcciones en seco – Helados ARTI – GRIDO – Calzados ALFIL – FM CRECER 106.5 – Ferretería DE-MAR – Sizó Gerard HAIRDRESSERS – TRAVESURAS – Gráfica JD – Cortinas MONTEVERDE – Cristina Alleva Servicios Inmobiliarios – Diego Tamburrino Propiedades – RULFER Soluciones para su Hogar – Retacería SOLANO – FARMACIA TOMASÍN – Papelera SOLANO – Restaurante NINO – LA TANITA Comidas Artesanales – Inmobiliaria WALTER DUPUY – Pinturerías OGUS – Aberturas TORRES – Cochería LOS LIRIOS

UNA LUZ PARA EL CAMINO (Reflexión bíblica del Padre Saju SVD)

14/5 San Matías, Apóstol. Matías fue agregado al grupo de los once apóstoles ( Hch 1, 15-26). El amor supremo (Jn 15, 9-17). Conocemos distintos tipos de amores: de nuestros padres, hermanos, cónyuge, amigos. Estos amores son de la categoría de relaciones. El amor que el Señor tiene por nosotros es un amor de entrega total, sin esperar nada a cambio. Por eso se llama el amor ágape que incluye dar la vida por los demás. A eso estamos llamados también cada uno de nosotros: amar dándonos. Este amor es lo que da credibilidad. Por eso los cristianos de las primeras comunidades se amaban los unos a los otros. Su vida comunitaria fue el contenido de la predicación y no tanto de las doctrinas. Podremos amar a los demás, como el Maestro, solamente si estamos unidos a Él, como el sarmiento a la vid. “Permanecer” en el Señor, no es un consejo, sino un orden. 14/5 San Matías, Apóstol. Matías fue agregado al grupo de los once apóstoles ( Hch 1, 15-26). El amor supremo (Jn 15, 9-17). Conocemos distintos tipos de amores: de nuestros padres, hermanos, cónyuge, amigos. Estos amores son de la categoría de relaciones. El amor que el Señor tiene por nosotros es un amor de entrega total, sin esperar nada a cambio. Por eso se llama el amor ágape que incluye dar la vida por los demás. A eso estamos llamados también cada uno de nosotros: amar dándonos. Este amor es lo que da credibilidad. Por eso los cristianos de las primeras comunidades se amaban los unos a los otros. Su vida comunitaria fue el contenido de la predicación y no tanto las doctrinas. Podremos amar a los demás, como el Maestro, solamente si estamos unidos a Él, como el sarmiento a la vid. Permanecer en Él no es un Consejo, sino una orden. La permanencia en el amor de Dios nos da “alegría, plenitud”, nos dice Jesús, “amistad” con Él. Señor, ayúdanos a amar a todos con la ayuda del Espíritu Santo…

Enviado por el Padre Saju SVD, doctor en Teología. 

Publicado el 14/05/22

Gerardo Varaldo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba